miércoles, 17 de febrero de 2010

El papel

Un amigo me trajo de Italia una hermosa libreta, de hojas lisas, casi blancas, adoro escribir en hojas lisas. Entonces tomé mis lapiceras y me puse a escribir y dibujar en ella, y pensé la diferencia de escribir acá, en este lugar sin cuerpo y en la libreta, absolutamente tactil, donde no hay carpetas dentro de carpetas, y donde la letra se modifica con los diferentes estados de ánimo. Donde realmente uno parece ser menos racional y más espiritual, o al menos donde uno se hace cargo que no hay secretos en el alma y que es mejor poner todas las improntas de nuestro hacer y ser en este universo que nos toca y no pretender dejar una imágen de alguien que nunca fuimos, porque nunca fuimos ni seremos santos, ni generosos, ni éticos, fuimos si, humanos. hermosamente humanos.

1 comentario:

formacion dijo...

Que hermoso Dani. Clau Sanchez