viernes, 19 de agosto de 2011

“RUMI” de Narcisa Hirsch /16 mm y video Con presencia de la autora

Alianza Francesa de Buenos Aires


16 de agosto 2011



Presentación

CINE EXPERIMENTAL ARGENTINO

“Proyección Binaria” (Entrecruce de tecnologías)
Texto: Daniela Muttis


En 1993, la artista Narcisa Hirsch presentó la película en 16mm “La Pasión” en los encuentros realizados en la Galería de Arte de San Telmo del arquitecto Osvaldo Giesso, pionero en la difusión de las experiencias audiovisuales de los artistas de aquella época. En esa oportunidad, Narcisa, realizó por primera vez una proyección combinada de video y 16 mm., experiencia que repitió en el año 2000 en el estreno de la película “Rumi” en el Museo de Bellas Artes.
Lo que hoy se presenta viene de aquella historia. Los espectadores veremos un cuerpo arrastrado por píxeles y otro expuesto en granos de luz. Dos tamaños, dos soportes que establecen una matriz de comunicación de una única imagen cinematográfica que en su desplazamiento temporal nos instalará en una multiplicidad de espacios.
En esta propuesta nos retrotrae a una época donde convergían diferentes aspectos audiovisuales del cine (16, super 8) y el avance del video, (una tecnología que sería adoptada por muchos artistas para quedar instalada en el espacio artístico hasta el momento). En estos procesos de cismogénesis entre los diferentes lenguajes tecnológicos se instala Narcisa, como artista experimental, nutriéndose de todas las variables tecnológicas. Sus ideas tratan de entrecruzar formas y conceptos, de generar el conflicto de la mirada, de provocar la reflexión dentro del espacio donde suceden las acciones, dentro y fuera de la pantalla.
La obra plantea procesos de interacción donde una forma nutre a la otra y viceversa, dentro de formaciones de dependencia. Lo que se intenta continuamente es provocar una narrativa entre dos lenguajes, caracterizados por diferentes niveles de conexión y enlazados con el movimiento intrínseco de las imágenes.
El ritual que propone Narcisa es la experiencia del azar, la inmersión en el cuerpo de la imagen en movimiento pero también en el cuerpo de cada espectador que traza su viaje personal. la combinación de dos lecturas simultáneas que se van desfasando en el tiempo. Lo que subyace no son las coincidencias de las formas sino la posibilidad de simultáneos pensamientos superpuestos en esa búsqueda de relaciones y aspectos conceptuales donde ella propone sobrepasar los límites de los lenguajes que se imponen desde la tecnología. Sumado a ese proceso de cambios tecnológicos se instala la experiencia de una cineasta que pone en crisis sus propios lenguajes para plantear nuevas formas audiovisuales.
Las imágenes de sus películas son parte de un espejo que ejecuta la acción de su retrato, y la tecnología es una herramienta que posibilita su deformación impulsando lo nuevo, lo impredecible.
El tiempo de la obra nos instala en la percepción del avance de un cuerpo pasado y su repetición, y ambos en el tiempo real que situamos en nuestra mirada. Entonces, como un eco, las imágenes se duplican gestando de este modo un espectador que recrea una película de su propio universo. En esta obra se trata de exponer los cuerpos mirados y atravesados por el ojo de Narcisa pero en el contexto físico de la interrelación entre el cine y el video, la transición entre una década y otra. Entre una tecnología que aparece y otra que se apaga.

1 comentario:

# rab dijo...

Hola, no sé si te pasás mucho por acá... soy RAB, la dueña de la Cigarra y amiga de Sergio. Te enlazo. Abrazo trasatlántico